“Prietas las Filas” al 2016

comunion de heras

Las exigencias de Francisco Cerro de cumplir el “convenio” suscrito con el anterior gobierno “popular” y crear un museo religioso con vinculaciones a la «temática religiosa» y «arte sacro» parecen haber surtido efecto y hecho mella en la voluntad de la Alcaldesa Carmen Heras que, quizás envuelta en el “aura” de los representantes de Cristo pueda haber entrado en un “trance místico” que la lleve a perder su “rojerío”.

Carmen Heras y Francisco Cerro salen encantados de su primer contacto en el que ya han decidido hacer las oportunas gestiones de cara a ampliar la financiación del proyecto.

Adios al “auditorio” y  la “sala de exposiciones”, llega la post-modernidad de éstos señores de negro y Cáceres avanzará hacia el 2016, “Prietas las Filas”, en un “estruendo de cornetas y tambores” (a éstos no les afecta la Ley del Ruido) saetas, mantillas y capiruchos de Ku Klux Klan entre el “fervor popular”. Podriá sucederse hasta una “aparición” de María, que la Ciudad pase a ser un lugar de “peregrinaciones marianas” y que todos nos tuvieramos que ir a vivir a “La Madrila”.

Con la iglesia hemos topao. 

Anuncios

Cáceres, Revitalización Cultural o “Arte Sacro” y “Procesiones”

preciosasangre

La cesión, al Consistorio cacereño, para acondicionar la Iglesia  de la Preciosa Sangre con fines culturales y turísticos (con los dineros de “todos los Ciudadanos”) no está exenta de polémica antes de la reunión entre Francisco Cerro y Carmen Heras tras las amenazantes expresiones vertidas por el Obispo en el diario hoy:

El Obispado recuerda, advierte o exige que esta actuación tiene un carácter principal por encima de todos: crear un museo religioso en este emblemático espacio ubicado en pleno corazón del casco antiguo: la Plaza de San Jorge.

La inversión en el edificio es de 800.000 euros, que ya se han prorrogado para no perder esos fondos europeos (de todos los Cacereños) y al Gobierno Municipal le compete decidir el uso que se la ha de dar al edificio y elegir entre un espacio multiusos con auditorio o un “sacro museo”. El Ayuntamiento de Cáceres tendrá que optar por reconocer el convenio entre el Obispado y Saponi en el que se dejaba claro el uso de la Preciosa Sangre, espacio que era definido como «centro cultural» con vinculaciones a la «temática religiosa» y «arte sacro» o tomar una decisión inteligente y, en el marco del “Tripartito”y debiéndose a sus votantes, seguir hacia adelante con el proyecto de “auditorio” y “sala de exposiciones” en aras de la reactivación cultural de la Ciudad.