De cardenales, curas y otros bichos

Ambrose Biercé, en su “Diccionario del Diablo” definió con precisión matemática al clérigo:

Clérigo: Hombre que se encarga de administrar nuestros asuntos espirituales, como método de favorecer sus asuntos temporales.

El caso es que ayer el máximo responsable de los hombres de negro de la Iglesia española, Monseñor Rouco Varela, visitó al Presidente de los españoles para resolver sus asuntos temporales -léase poder y dinero -, so pretexto de preocuparse por nuestros asuntos espirituales.

Claro está que la Iglesia siempre lleva las de ganar: están aquí para salvarnos el alma en el más allá convenciéndonos de sufrir en el más acá y como nadie ha vuelto de la muerte para reclamarles por engaño, la duda, asistida por el miedo, permanece.

El caso es que yo, como dijera Luis Buñuel, soy ateo gracias a dios,  tal vez convencido como Voltaire de que el ateísmo es el vicio de unas pocas personas inteligentes.

Rouco visitó al Presidente sin la compañía de su agraciada sobrina. Lástima, no hay color. Rouco Varela es una de esas personas que su gesto, su mirada, provoca rechazo. “Se le vé mala persona”, dirían las viejas de mi pueblo. Su sobrina, todo lo contrario. Deben ustedes perdonarme esta pequeña malicia, pero es que el cristianismo ha hecho mucho por el amor convirtiéndolo en pecado, la frase es de Anatole France, y uno no puede sino enternecerse ante las palabras de la sobrina del cardenal obligada a posar para Interviu ante la clara desidía que muestra Rouco para los intereses de su familia más cercana.

Por cierto, es curioso esa obsesión sacerdotal por la familia, el matrimonio y contra los gays, precisamente ellos, que viven y mueren sin formar familia y que se visten a mayor envidia de las drag queen del carnaval de Canarias.

El Presidente de la Conferencia Episcopal quiere negociar con Zapatero todos los asuntos que le atañen y los que nos atañen a los no creyentes. Me parece bien que defienda sus conciertos económicos y sus privilegios fiscales, y me parece mal que el Gobierno los acepte. Pero qué tienen ellos que decir en temas como la eutanasía, el divorcio o el matrimonio. Tratándose de leyes civiles hechas para una población donde no solo hay católicos deberían callar. Sus adeptos, que no se divorcien y mueran con dolor. Los demás somos libres para justo lo contrario. Ni yo les digo como comportarse, ni acepto que ellos me digan a mí como debo vivir.

Sé que insisto en estas cosas, pero amigo, es que para tí soy ateo. Para Dios, su oposición (Woody Allen), y comprende que tenga ganas de insistir para que aumente la nómina de afiliados al ateísmo y de opositores a Dios. No es que no haya intentado congeniar con cualquiera de las muchas verdaderas religiones que consideran que todas las demás son falsas, de hecho, creería sinceramente si Dios tan solo me hiciera una simple señal, como hacer un ingreso a mi nombre en algún banco, de nuevo en cita de Woody Allen.

Además, soy ateo para defender la democracia. Sí, porque la religión cristiana se basa en supuestos totalitarios y fanáticos. Uno de los obispos españoles, Fernando Sebastián, se queja de la descristianización de occidente. ¿Y bien, qué pasa? Si tan solo se preocupara por mirar dentro de su propia casa y preguntarse por qué se reduce el número de adeptos a su dios, no habría problemas. Pero para Sebastián la solución estriba en que el Estado intervenga para evitar el vaciado de las iglesias: que se dé religión obligatoria, que se pongan crucifijos en todas las calles… Dicho de otra forma: su solución para evitar el agnosticismo para por hacer ogligatoria la fe cristiana. Lo dicho, totalitarismo.

Y por si fuera poco, nos encontramos con una buena dosis de hipocresia eclesial. El ex-papa por muerte natural Juan Pablo II (del I no podemos decir tanto) dijo que si nos alejamos de Dios, ¿quien nos garantiza que un día un poder humano no reivindique de nuevo el derecho a decidir qué vida humana vale y cuál no vale? ¡Manda cojones! Y qué eso lo diga el Papa de una Iglesia que durante dos mil ochocientos años largos decidió quienes tenían derecho a vivir y quienes debían morir en la hoguera, que condenó a muerte a millones de personas por no creen en su dios, por decir que la tierra giraba alrededor del sol (Giordano Bruno), por negar la trinidad, por ser luteranos, y viceversa con los católicos en los países luteranos, y un largo etcétera. ¡ah, por supuesto!, que el suyo era un poder divino, y claro, Dios si puede matar libremente, y sus santos pastores en su nombre.

Lo cierto es que pudimos progresar cuando arrinconamos a los curas. Entonces progresó la ciencia, porque la Tierra gira alrededor del Sol, uno de tantos entre millones de estrellas, y la literatura se libró de sus corsés, y pudimos disfrutar de nuestro cuerpo, vivir con libertad y descubrir con Nietzsche que el hombre, en su orgullo, creo a Dios a su imagen y semejanza, y tras mucho sufrir, por fin, Dios ha muerto, parece que lo mataron los hombres.

En fin, que nada de esto influirá en Rouco Varela, pues cerrando este círculo por la ilustración, con Voltaire, cuando el fanatismo ha gangrenado el cerebro, la enfermedad es casi incurable.

 

Víctor Casco

Anuncios

11 comentarios

  1. A veces parece como si los poetas tiraran las letras al aire para que luego cayeran en forma de poema. Al leer tu artículo me parecía que las ideas elegían su sitio. Y he disfrutado leyéndolo

  2. Estos anticlericales comecuras son don Erre que Erre. Nuestro querido hermano descarriado Victor Casco, recientemente renegado apóstata de la fe que le transmitieron sus santos padres, ha sufrido de los calores veraniegos (que en Cáceres son de los buenos). En lo que le voy siguiendo en esta aventurilla de persecución católica (lo camuflan con laicismo pero todos vemos básicamente un anticlericalismo de segundarrepública) ha pasado de ser más o menos correcto a transcribir una serie de burradas panfletarias más propias de mi querido y anticlerical favorito Johaness Döparen que se prodiga mucho por aquí para regocijo de los más radicales e intransigentes de este mundillo.
    Bueno, por ahora nada nuevo bajo el Solo que Nuestro Señor nos regala todos los días, incluso al Sr. Casco. Que Dios nuestro Creador os bendiga como siempre a todos. Sed bueeeeenos.

  3. Se me ocurre una gran objección a tú artículo: la llamada voluntad general parece afirmar la existencia de dios. Y luego decirte que NO TIENES NI PUÑETERA IDEA DE NADA. Sí quitasenos la religión de la vida pública a ver cómo se lo explicas a los artistas, a los 24 millones de bautizados en España. ¿QUIERES CONVERTIR ESPAÑa EN LA NUEVA CHINA?

  4. DONDE ESTÁ MI COMENTARIO? La ciencia apareció gracias al cristianismo. IGNORANTIA CULPABILIS

  5. Perdón, no me había fijado bien…

  6. varias cosas: mis padres nunca han sido buenos católicos. Mi padre jamás iba a misa, y mi madre es creyente por tradición y cultura, pero no puede ver a los curas. Los aborrece. A veces yo le digo que de un paso en sus manías y se haga protestante.
    Veamos: la voluntad general parece afirmar la existencia de dios. ¿Y eso demuestra que existe? Tomas Moro dijo una vez lo siguiente: unos hombres piensan que la tierra es plana y otros que es redonda. Ahora bien, si es plana ¿un decreto del Rey la haría redonda? y si es redonda ¿un decreto del Rey la haría plana? Si Dios no existe – y que se demuestre lo contrario – poco importará que la mayoría piense que sí. Sequirá sin existir. Ahora bien, la voluntad general nos habla de muchos dioses, varios cientos, todos distintos unos a otros y que suelen considerar que los demás son falsos. Entonces, según la voluntad general caben dos posibilidades: que solo uno exista, y el 80% de la humaninidad que cree en otros está equivocada, o que todos existan. Me parece, cualquiera de las dos posibilidades bastante ridículas.

    Pero lo que ya no soy capaz de entender es eso de “la ciencia apareció gracias al cristianismo” Este señor, o señora, debe leer muy poco y ser analfabeto funcional. La ciencia apareció en Egipto y Mesopotamia antes del cristianismo, de hecho, varios miles de años antes. Y se convirtió en disciplina muy desarrollada en Grecia, de religión politeista. Y la ciencia, gracias al cristianismo medieval, se estancó. Lea algo de historia. Hay miles de libros.

  7. Gracias Victor, he disfrutado leyendo el articulo, y la forma de expresar las ideas que comparto, tan claras y tan secillas.
    Un saludo.

  8. el titto dice: Victor, nos ha resultado gratificante tu punto de vista. Estos intransigentes (por los caóticos católicos) no saben donde tienen el culo, y su fé es producto, en la gran mayoría de las ocasiones, del miedo, LA INCULTURA (yo también soy un grandisimo ignorante) y de la estrechez de miras. Si los 24 millones de bautizados hubieran sentido la mínima curiosidad sobre el origen de su religión y hubieran indagado un poquino, se habrían sorprendido de la doctrina que proclamaba su Mesías y de la doctrina que aplica la iglesia católica apostólica romana y muchas mas cosas; y probablemente sentirían otro poquino de vergüenza de reirle las gracias a toda esa corte de apolillados predicadores de muerte (según palabras de MI MESIAS FRIEDRICH NIETZSCHE)que nos transmiten los deseos de su capo (entiéndase jefe)para que orientemos nuestras vidas hacia EL BIEN, que digo yo que no deben tener muy claro qué es eso del bien cuando repartidos por los cinco continentes saltan escandálos relacionados con abusos sexuales a menores (desde el pueblo Inuit-esquimales- hasta los aborígenes australianos); o es que eso también forma parte de la evangelización??
    Católico, que procede de griego katoliké ,o algo así, significa que tienen ánimo de expansión universal, por las buenas opor las malas.

  9. Me ha gustado mucho el artículo. Creo que teje muy bien los hilos de seda -en forma de grandes citas- dejados para la historia por esos preciados gusanos que supieron ver más allá de todo lo que les estaban contando.

  10. Ladran, amigo Víctor, señal de que avanzamos. No importa si el perro es sarraceno o católico, esperemos que no muerdan aunque hace tiempo se mordían entre ellos. Bueno, el cruzado perro católico al perro sarraceno, “mordían” incluso hasta la muerte -del perro sarraceno, por supuesto-.
    Tenenmos que seguir avanzando, ya no tienen el monopolio del conocimiento, ni el miedo del infierno, ni la hoguera, ni poder, ni militantes… la luz les ha cegado y se resisten a que salgamos de la caverna. Ésta sería un buen lugar para estos talibanes: católicos, judíos, islámicos, evangelistas… Al final sólo ellos se quedarán en la caverna con sus fantasmagorías.
    Julianoes

  11. No voy a tirar de citas famosas, entre otras cosas, porque no me acuerdo. Seguro que no voy a hacer una redacción brillante ya que mi cultura es de primaria.

    Estoy en contra de la religión por tantos muertos que ha dejado atrás
    Por tantos palos en las ruedas de la ciencia.
    Por tantos tesoros como tiene.
    Porque no sale de los palacios.
    Por llevar a dictadores bajo palio.

    Sólo agradecerle una cosa. la iglesia católica es la demostración fehaciente de que dios no existe, si existiera no serían compatibles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: