Datos aproximados sobre la financiación de la Iglesia católica en España y sus orígenes.

Breve análisis realizado por Europa Laica  

Hoy la Iglesia católica española vive en un verdadero paraíso, presuntamente al margen de la Ley

I – Introducción

España durante 15 siglos y hasta la Constitución de 1978, con la excepción de la Constitución de la II República entre 1931-1939 y algún otro brevísimo período liberal en el siglo XIX, ha sido considerada como una “nación católica”. Hay que recordar, como dato histórico, en relación a las relaciones del Estado con la Iglesia católica, que la Constitución considerada como liberal de 1812, proclamaba que el catolicismo era la única confesión religiosa permitida, el preámbulo se inicia así: “En el nombre de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo autor y supremo legislador de la sociedad” y su artículo 12 expresaba “La religión de la Nación española es y será perpetuamente la católica, apostólica, romana, única verdadera. La Nación la protege por leyes sabias y justas y prohíbe el ejercicio de cualquiera otra”.

Hay historiadores que mantienen la tesis de que se debía a la necesidad de “contar con la colaboración del clero en la lucha contra los franceses”, pero no deja de ser un rasgo fundamentalista e intolerante que choca con el espíritu avanzado de la constitución y que rompe, indirectamente, con el resto de derechos, que duraron muy poco, como consecuencia de las tropelías absolutistas del reinado de Fernando VII.  Pero la verdad es que la composición de aquellas Cortes de Cádiz que trataría de romper con el Antiguo Régimen, estaba compuesto por absolutistas y liberales de diferentes ideologías, pero que en sus diversas fases estuvieron presentes nada más y nada menos que hasta un 40% de clérigos.

En 1845, con el reinado de Isabel II, se aprobó la Ley de Donación de Culto y Clero que restituía a la iglesia católica los bienes desamortizados (entre 1798 y 1924) y no vendidos y aprobó el Concordato aprobó y firmó con el Papa Pío IX un Concordato por el que el Estado reconocía a la Iglesia católica como la única de la Nación Española y sus derechos a poseer bienes, origen ideológico de los actuales “Acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede” de 1979… El Concordato de 1851 expresaba “…La religión católica, apostólica, romana, que con exclusión de cualquiera otro culto continúa siendo la única de la nación española, se conservará siempre en los dominios de S. M. Católica con todos los derechos y prerrogativas de que debe gozar según la ley de Dios y lo dispuesto por los sagrados cánones. Y en materia de enseñanza: “…En su consecuencia la instrucción en las Universidades, Colegios, Seminarios y Escuelas públicas o privadas de cualquiera clase, será en todo conforme a la doctrina de la misma religión católica; y a este fin no se pondrá impedimento alguno a los obispos y demás prelados diocesanos encargados por su ministerio de velar sobre la pureza de la doctrina de la fe y de las costumbres, y sobre la educación religiosa de la juventud en el ejercicio de este cargo, aún en las escuelas públicas…”

La insurrección militar, católica y fascista que contra la II República, se produce en 1936, es apoyada por el estado-ficción “ciudad del Vaticano” y por la iglesia católica española. En la etapa de la dictadura franquista (1939-1976) el régimen considera a la “nación española” como  “nacional-católica”, en donde se anula, de forma tajante, la libertad de conciencia que había establecido la II República.

De esta forma y en ese período, la jerarquía católica española retoma la enorme influencia política de los regímenes absolutistas del siglo XIX y es en esa etapa cuando la iglesia acumula una enorme riqueza y poder, cedido por el Estado en todos los terrenos, especialmente en lo referente a la enseñanza y a la financiación.

Franco firmaría un  nuevo Concordato en 1953, basado en el de 1851, actualizando los enormes privilegio que ya disfrutaba la iglesia católica en todos los campos y, posteriormente, fallecido el dictador, es Juan Carlos I, en julio de 1976, quien  ratifica unos Acuerdos, con el compromiso de revisar el Concordato del 53, con unos pequeños retoques sobre nombramientos y relaciones con la jerarquía católica, en consonancia con la nueva situación social y política que parecía comenzar, pero se mantenía, casi íntegramente, el Concordato de 1953.

Por fin, con gran retraso respecto a los países democráticos de nuestro entorno, la Constitución de 1979 proclama “que ninguna confesión tendrá carácter estatal”.

 

Sin embargo, e inexplicablemente, una vez aprobada la Constitución de 1979 se firman una serie de Acuerdos con la Santa Sede, que sólo derogan de forma parcial el Concordato de 1953 y que otorga a la Iglesia católica variados beneficios en materia de enseñanza y de patrimonio cultural, fiscales, políticos, sociales, etc.  

 

No entendemos la tozuda postura de los gobiernos democráticos y de las Cortes generales que se niegan, sistemáticamente, a abrogar estos Acuerdos y la parte que queda en vigor del Concordato del 53, que chocan frontalmente con nuestra actual Constitución, devaluando, gravemente, su inspiración democrática en materia de libertad de trato y neutralidad por parte del estado hacia las diversas convicciones.

Como consecuencia de ello y de una postura confesional de los poderes públicos españoles, la financiación de la iglesia católica, no solo no se ha adecuado a la nueva realidad de libertad de pensamiento y de conciencia y de libertad religiosa, sino que ésta (la iglesia católica oficial) permanece en todo un verdadero “paraíso fiscal”, al margen de las leyes tributarias y sociales que son de obligado cumplimiento para el conjunto de la ciudadanía.

La primera cuestión de ilegitimidad, es que las cuentas de la iglesia católica son opacas:

De la financiación, vía tributaria, conciertos, subvenciones y donaciones que el Estado asigna, no tiene que rendir cuentas. Además de que es depositaria de un enorme patrimonio cultural, artístico, edificios, suelo urbano y rural… acumulado por dádivas y enajenaciones del estado y donaciones de particulares a lo largo de siglos.

Muchos  municipios siguen enajenando hacia la iglesia católica enormes cantidades de suelo público para construir locales propios e iglesias, que, generalmente,  registran a su nombre, aumentando así su ya sólido patrimonio y aminorando, por consiguiente, el patrimonio público.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

II – Las presuntas cuentas de la Iglesia católica española

 

Aunque es el secreto mejor guardado, la iglesia católica es inmensamente rica.

 

En España, es propietaria, a través de sus más de 40.000 instituciones (…diócesis, parroquias, órdenes y congregaciones religiosas, asociaciones, fundaciones, etc.) de un enorme patrimonio consistente en bienes mobiliarios, inmobiliarios, suntuarios, culturales, capital de fundaciones… pues aunque cada una de ellas tengan autonomía jurídica y administrativa, no dejan de formar parte de la misma organización eclesial.

 

Claro está que de forma legítima recibe donaciones directas de sus fieles  y se nutre de los beneficios de sus innumerables y a veces suculentos negocios de todo tipo y actividad.

Pero, además, de forma no tan legítima recibe financiación directa e indirecta por parte del Estado español.

La cifra presunta y estimada que el Estado (central, autonómico, local) cede directamente a la iglesia católica, en 2008, ha superado los 6.000 millones de euros.

De los cuales sólo 241 pertenecen a la asignación tributaria del IRPF

 

En una época, como la que atravesamos, de profunda crisis social y económica la Iglesia católica española, en 2009, va a seguir recibiendo “religiosa y puntualmente” del Estado su financiación, sin ningún tipo de recorte.

 

Cálculos del año 2008

 

1.- Las exenciones tributarias, según varias fuentes y expertos consultados,  ha podido suponer en el ejercicio de 2008 una falta de ingresos por parte de las diferentes administraciones del Estado de unos 900 millones de euros. (*Impuestos municipales -como es el del IBI- y otros autonómicos y estatales)

 

2.- En la Enseñanza, (curso 2007-2008) para el pago de las personas que imparten religión católica en la enseñanza pública  y privada (unos 30.000), superó los 550 millones de euros.

 

Para financiar a los centros educativos con ideario propio (católico) la cifra se aproximó a los 3.800 millones de euros,  a través de los módulos económicos de los conciertos educativos  en cada CCAA (Según la ley de presupuestos del estado se divide el modulo en: 1.Salarioscargas sociales. 2. Gastos variables y 3. Otros gastos / *Conforme se vayan desarrollando los artículos 116, 117 y la 29 d. adicional de la LOE, aumentará considerablemente el costo de esta financiación)

 

*En el capítulo de Enseñanza hay que contar  las cada vez más cuantiosas donaciones que diversos estamentos públicos, como Ayuntamientos, CCAA, etc. hacen a fundaciones universitarias privadas y otras entidades educativas de la iglesia. También las organizaciones de la Iglesia y la Conferencia Episcopal española reciben diversas subvenciones y donaciones de apoyo por parte del Estado, para sus medios de comunicación y editoriales. (*Todo este costo es muy complejo de averiguar, pues se encuentra muy mezclado y hay que acudir a miles de fuentes y partidas presupuestarias)

 

Del impuesto del IRPF (Que ha  pasado del 0,52%, al 0,7% en 2007). La iglesia católica ha recaudado en este año más de 241* millones de euros, para financiar el culto y el clero.

 

(*Esa parte de la financiación se detrae del conjunto del impuesto sobre la renta de las personas físicas. En base al porcentaje de personas que ponen la correspondiente cruz en la declaración de la renta,  que son -aproximadamente- uno de cada tres contribuyentes)

 

También vía impuesto del IRPF a través de la asignación del 0,7% a la casilla de “fines sociales” muchas organizaciones de la iglesia católica reciben varias decenas de millones de euros al año.

 

La actividad “social” de la iglesia católica que además de su labor de caridad social, la utiliza  para hacer proselitismo religioso, se realiza a través de centenares de asociaciones, organizaciones, fundaciones, congregaciones religiosas vinculadas a la iglesia a través de sus más de 60 delegaciones diocesanas locales y de las delegaciones  autonómicas, tales como Cáritas o  Manos Unidas y otras y los más de 3000 centros y casas de caridad,  hospitales concertados, ambulatorios y dispensarios, casas de ancianos, discapacitados, orfanatos, guarderías, centros especiales de reeducación, centros de drogodependientes etc. a través de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados o las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl y otras múltiples pertenecientes a diversas congregaciones religiosas, que reciben dinero vía subvenciones, conciertos y donaciones directas del estado.

 

Estas donaciones y subvenciones son incalculables, pero bien podrían significar varios cientos de millones de euros al año, si tenemos en cuenta algunos datos de los que disponemos, aunque todos ellos con todas las reservas, dada su complejidad.

 

Los obispos y una parte de la sociedad (incluso política) dicen, que el Estado gastaría mucho más si tuviera que atender, por su cuenta, a estas obligaciones educativas o asistencias. Eso es una opinión- trampa, ya que a través de la denominada obra social de la iglesia hacen proselitismo y política. Y el estado, como se ha podido comprobar en cientos de casos, podría hacerlo directamente o con concesiones a entidades no religiosas, generando más riqueza social y más puestos de trabajo, aunque tuvieran un mayor costo económico.

 

El Estado paga también la nómina de los capellanes hospitalarios (más de 500 a tiempo completo y casi 300 a tiempo parcial), de los penitenciarios (más de 100), más los sueldos de los capellanes castrenses, a cuyo frente está un arzobispo con grado de general de división. Estas nóminas y sus correspondientes cargas sociales superan los 3 millones de euros anualmente.

 

Capítulo aparte son las ayudas directas a la Iglesia, para el sostenimiento de su ingente patrimonio artístico e inmobiliario, también para su reforma y conservación: 280 museos, 103 catedrales o colegiatas con cabildo y casi mil monasterios. Estos datos no nos han sido facilitados muy fiablemente por las distintas CCAA y Ayuntamientos, pero de diversas fuentes deducimos que se puede acercar a los 300 millones de euros anuales en estos momentos.

 

Y no digamos de las enormes donaciones, directas o indirectas, de muchos ayuntamientos a desfiles procesionales y cofradías, actos religiosos, romerías, conmemoraciones, en donde se mezcla (intencionadamente) lo religioso, con lo pagano, festivo y cultural, cuyo valor es incalculable.  (*Horas extras para orden público, publicidad, etc.)

 

Además están los fastos: las visitas del Papa, actos suntuosos, como conmemoraciones marianas, actos al apóstol Santiago, etc. (*cuyo costo puntual es incalculable)

 

Varias organizaciones de la iglesia católica son propietarias, además, de varias universidades (Deusto, de los jesuitas; Navarra, del Opus; CEU, de la Asociación de Propagandistas; pontificias de Comillas y Salamanca; diocesanas de Murcia y Ávila), y de 15 Facultades eclesiásticas, 41 centros teológicos, 11 colegios universitarios, 55 escuelas universitarias y 72 institutos superiores. (*Por este ámbito, como hemos expresado anteriormente, también reciben donaciones públicas y apoyo económico diverso estatal, autonómico y municipal, cuyos datos, en estos momentos, están muy ocultos).

 

Desgravación de los donativos de los fieles católicos directamente, parece ser que suponen, según la propia Conferencia Episcopal, un 70% más de lo que ha recibido por el IRPF. // Las donaciones a la Iglesia Católica desgravan un 25% del IRPF (caso de personas físicas), y un 35% del Impuesto de sociedades (caso de personas jurídicas). Pero el Estado devuelve a los fieles, y por tanto aporta, el 25% (o el 35%) de esa cantidad.  Ello según varios estudios y los datos aludidos de la propia Conferencia Episcopal ha podido suponer casi 80 millones de euros en 2008

 

Este enorme poder social y económico, medido en fieles seglares, sacerdotes y monjas, obispos y otras jerarquías, en dinero, o en bienes y patrimonio de muy diversa índole y en servicios educativos, sociales, sanitarios y de caridad, es incontable porque se nutre de complicados mecanismos de ingresos privados y de financiaciones públicas, incluida su patrimonio financiero, como acciones, fondos de inversión, participación en empresas y entidades financieras varias, etc.

 

Después de 30 años de democracia en España y de una Constitución que establece “que ninguna confesión tendrá carácter estatal”, los hechos, en materia de relaciones iglesia católica estado español, no sólo sigue igual que en siglos anteriores, sino que, en términos reales, se ha acrecentado la financiación del estado hacia la iglesia católica, lo que, de hecho, significa que estamos en un estado confesional encubierto.

__

Francisco Delgado. Europa Laica (marzo de 2009)

*Informe, que tiene varios apartados con ciertas reservas, dada la opacidad de esta cuestión, pero que ha sido elaborado a partir, también, de diversas fuentes fidedignas, diversos datos aparecidos en diversos medios de comunicación y datos extraídos de la agencia tributaria, del  ministerio de asuntos sociales, ministerio de educación, de  diversas CCAA, patronales de la enseñanza y sindicatos, así como datos de la propia Iglesia católica.

 

Anuncios

5 comentarios

  1. Tu postura me parece muy exagerada… por no mencionar el hecho de que las ayudas en restauración y mantenimiento son a causa del patrimonio cultural en posesión de la Iglesia, que los profesores de religión son individuales con su propio dinero (joer, que no van sus sueldos directamente a la Iglesia…), y que una parte importante de la población española es católica, lo que explicaría el patrimonio gastado aquí.

    Además la Iglesia actua desinteresadamente, no tiene ningún ánimo de lucro, sencillamente hace lo posible para ayudar materialmente a los hombres y lograr su salvación (lo que tu llamas proselitismo religioso, yo sencillamente lo veo como una intención honesta de transmitir la Verdad [su concepción de verdad, claro…] a todo el mundo.

    En resumen, que no pienso como la Iglesia, pero sé que actua desinteresadamente. Me da la impresión que los ves como un Imperio expansionista, cuando esto no es ni su espíritu ni su intención.

    Saludos, y gracias por molestarte a leer esto!

    (en el caso de que lo hagas, claro)

    • que no tiene ánimo de lucro la Iglesia???????? esta es una de las mayores barbaridades que he tenido la oportunidad de oir, amigo. Lo que dudo es que tú te hallas molestado en leer todo el artículo (por cierto, bastante bien documentado, no como tu “opinión”). ¿Pero como explicas la opulencia, las inversiones millonarias en diferentes compañías (una de ellas de condones, por cierto), la exención de impuestos y un largo etcétera, si no es por un ánimo de lucro feroz? Por favor, piensa con la cabeza

    • obviamente la iglesia, como cualquier poder, y mas éste que iene una inercia de ya 2000 años, no actua desinteresadamente, sino por intereses particulares y en su propio beneficio.
      Apuntar que el patrimonio cultural de la iglesia lo explota la propia iglesia para el culto y proselitismo, cuando contribuimos entre todos con nuestros impuestos a sostenerlo, en ocasiones incluso cobrando por visitar determinados templos.
      Y decir tambien que el sueldo de los profesores de religion se lo ahorra la iglesia en pagarlos de su bolsillo, y que no hacen otra labor que difundir las ideas privadas de una confesion también privada.

    • Lo curioso es que creas aun que la iglesia catolica no tiene animo de lucro y actua para el bien del resto.

      Ahora dime,

      ¿El estado del vaticano de donde a sacado el dinero que tiene para estar tal como esta ?, ¿es por la explotacion de sus recursos naturales sus reconocidas minas de oro y diamantes que existen bajo su suelo, a la exportación de la cantidad de cultivos que tiene ? y todo eso en sus 0,44 kilometros cuadrados de campos silvestre ( ironia, no hace falta ni que respondas

      O ¿ Tal vez hayan usado el dinero de la caridad tanto personal como de los estados para enrqiuecerse personalmente y usarlo para sacar beneficios económicos al invertir esas sumas de dinero en empresas tanto de armas como de tabaco, incluso como comentan también por aqui, de condones ?

      O ¿ Es que el vaticano ya era asi de rico desde que se fundo ? y que gracias a Dios ellos nadan en oro y diamantes, mientras millones de personas mueren de hambre y de enfermedades tan simples como un catarro. ¿ Donde ves tu la actuación de la iglesia ?.

      ¿ Crees que un estado Monarquico absoluto debe de exisitir hoy en dia, donde sus ciudadanos no tiene ni voz ni voto. y donde se elige al sucesor como antiguamente de padres a hijos ?, ¿ y crees que Estado e Iglesia son una sola ?.

      A mi sinceramente me haria gracia que si dono 100€ a Cruz Roja, uno de los que trabaja alli saque ese dinero para invertirlo en bolsa y quedarse los beneficios para el o simplemente comprarse una lampara bonita para su habitación, cosa que creo esta haciendo la iglesia católica desde hace siglos, y luego encima no para de crear centros educativos concertados, no para de crear organizaciones tipo ONG, que no hacen mas que costar mas dinero a las arcas del estado.. ¿ Y entonces por esta regla de 3 que le impide a Cruz roja hacer los mismo ?, Ya que si todo en mayoria va a salir del dinero de las arcas del estado de algún pais, ¿ o crees que los actos de caridad son solo competencia de la iglesia católica ?

      Y ¿ que ofrece salvación ?, según lo que tu entiendas por salvación, que para mi la salvación no consiste en hacer demostraciones de fuerza para extorsionar al estado español al montar manifestaciones o eventos que terminan costando un ojo de la cara a las arcas del estado, no consiste en decir que la culpa de las muertes de las mujeres por violencia de genero es por culpa de las parejas de hecho o a los matrimonios no canonicos, no consiste en culpar a la sociedad actual de los casos de violaciones de niños/as menores de edad por parte de personas perteneciente al clero.

      Menos aun me demuestran nada haciendo una función digna de circo al montar un evento para el 2011 en Madrid la llamada Jornada Mundial de la Juventud 2011, que se estima que costara 50 millones de euros….

      Ahora dime ¿cuanto crees que le costara a cada persona que acuda a este evento ?, ¿ cuanto le va a salir inscribirse ?, ¿ y el alojamiento ?, ¿ y la comida ?.. ¿ recuerdos y regalos ?…

      Seguro que mejoran la economia de Madrid un poco, pero calcula… todo eso más los 50 millones que costara montar el chiringuito… ¿ no seria mejor directamente hacer obras sociales en paises necesitados gastandolo en medicinas, comida, herramientas, infraestructuras y un largo etc. ?

      Y ¿ no te parece mal que la Iglesia católica tenga una casilla para ella solita en el IRPF, mientras el resto de ONG es las que estanb incluidas ONG vinculadas directamente a la iglesia católica ? – Es decir no te parece mal que la iglesia católica en un ejercicio fiscal se lleve directamente 240 millones de euros, e indirectamente por parte de sus ONG otros cuantos millones más. ¿ No crees que este estado declarado laico apoya y protege demasiado a la iglesia católica ?.

      yo ceo que en resumen de cada euro destinado a caridad a la iglesia se pierden por el camino 99 que supongo seran los gastos de gestión, gastos del estilo de vida del clero e impuestos eclesiasticos.

      Me lie un poco pero en general creo que se comprende.

  2. Vergonzoso! Uno y posiblemente el más escandaloso de los resquicios enquistados de siglos pasados. Pero, ¿Quién va a cambiar esto? Nadie. Ninguno de los partidos mayoritarios se van a pringar (al menos en las próximas décadas) en suprimir esa financiación por miedo a el reflejo electoral de sus acciones.

    Tras leer vuestro articulo (bastante currado por cierto, gracias), he buscado el ‘Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre asuntos económicos’ para informarme un poquito más. Vergonzoso! No voy a entrar a opinar porque me tiraría toda la mañana, mejor dejo el link y que cada uno saque sus propias conclusiones.
    http://perso.wanadoo.es/estudioateo/batalla/economicos.htm

    Lo lógico y normal en los tiempos que corren sería que la iglesia (católica y todas las demás) sea financiada por los que necesiten a un viejo que no tiene ni puta idea de la vida prometiéndoles la vida eterna. Y si no consiguen engañar a suficientes fieles para autofinanciarse, pues que trabajen como todo hijo de vecino.

    Resumiendo: Vergonzoso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: