APOSTATAR

Apostatar es tu derecho. Que la Iglesia no decida por ti.

La Iglesia Católica y otras confesiones cristianas se aprovechan de una tradición secular como es la celebración de los nacimientos, para incrementar de forma ilegítima su implantación social. La ausencia de alternativas laicas para celebrar este tipo de acontecimientos favorece la perpetuación de los ritos religiosos y provoca que muchos ciudadanos, al alcanzar la mayoría de edad, se encuentren formando parte de una confesión religiosa que jamás han escogido y que no se corresponde con sus ideas.

Si ese es tu caso, si libremente has decidido no formar parte de la Iglesia Católica y quieres que esta institución no se apoye en un bautismo que no fue decisión tuya para obtener privilegios, es el momento de ejercer el legítimo derecho a la apostasía.

Sobre la apostasía

La apostasía es la renuncia a la fe cristiana recibida por medio del bautismo. Es decir, el abandono explícito y voluntario de los dogmas y creencias de la Iglesia.

La declaración de apostasía es el único medio que la Iglesia Católica reconoce para que una persona bautizada deje de pertenecer a ella de forma voluntaria, ya que la no práctica religiosa no comporta para la Iglesia ninguna situación especial.

La apostasía se trata de un derecho reconocido tanto en la legislación internacional como en la nacional:

  1. Artículo 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948: “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia”.
  2. Artículo 10, párrafo 1, de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 2000: “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión. Este derecho implica la libertad de cambiar de religión o de convicciones”
  3. Artículo 2, párrafo 1a, de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa de 1980: “La libertad religiosa y de culto garantizada por la Constitución comprende, con la consiguiente inmunidad de coacción, el derecho de toda persona a: Profesar las creencias religiosas que libremente elija o no profesar ninguna; cambiar de confesión o abandonar la que tenía, manifestar libremente sus propias creencias religiosas o la ausencia de las mismas, o abstenerse de declarar sobre ellas”.

¿Por qué apostatar?

Un gran número de personas son bautizadas en su infancia, adscritas a la Iglesia Católica a una edad en que ni disponen de capacidad para valorar el significado de ese acto. Ya adultos se encuentran perteneciendo activa o pasivamente a una confesión que no han escogido, con la que no se identifican y que además no les proporciona ninguna satisfacción.

En cambio las confesiones religiosas sí se benefician de dicha circunstancia, ya que gracias a los “registros de bautismo” hacen aumentar artificiosamente su número de fieles en determinadas estadísticas para obtener mayores privilegios sociales y económicos, sin preocuparles demasiado la integridad de las creencias de dichos fieles ni si sus prácticas se corresponden realmente con su supuesta condición.

Para aquell@s que consideramos la libertad un bien supremo, la adscripción de una persona a una confesión religiosa desde el momento mismo del nacimiento, sin intervención ninguna de su voluntad, es una infamia que sólo se mantiene en vigor por el interés de la Iglesia Católica por justificar una supuesta representatividad social que no se corresponde con la realidad.

Para apostatar

Para que sea reconocida por la Iglesia Católica hay que efectuarla por medio de algún procedimiento que sea suficientemente explícito y adecuado. Consideramos que la forma más sencilla de hacerlo es enviando una carta por correo certificado, o con acuse de recibo a la sede de la diócesis a la que pertenezca la parroquia donde se recibió el bautismo, indicando en el exterior del sobre “Referencia: APOSTASÍA”.

Es recomendable añadir junto al formulario de declaración una fotocopia del DNI, e indicar alguna dirección u otra forma de contacto, sea teléfono, fax o e-mail.

¿En qué te puede ayudar Cáceres Laica? 

Cáceres Laica pretende realizar un ejercicio público de apostasía. Pretendemos con ello demandar de las instituciones la puesta en marcha de mecanismos que generalicen este derecho entre los hombres y mujeres al tiempo que denunciar los privilegios de que se hace acreedora la Iglesia Católica sobre fundamentos ilegítimos como el número de bautizados. 

En https://cacereslaica.wordpress.com tienes a tu disposición un modelo de apostasía. Igualmente nosotros podemos tramitar la misma, para lo cual envíanos cumplimentada la misma a cacereslaica@gmail.com o a la dirección postal C/Avda. de Alemania, 15 – 3º D Si estas interesado en participar con nosotros en la entrega colectiva de apostasías coméntanoslo en el correo electrónico o carta.

Una respuesta

  1. Desde mi punto de vista, estaría bien preparar actividades de debate, conferencias y encuentros orientados más hacia la juventud. Algunos diréis-pero eso lo hace la iglesia- pero yos os digo que la iglesia lo hace, pero para engañar, para mostrar solo un camino para que el niño no tenga elección, para que el joven no tenga que pensar. Pero ¿si les mostramos otro camino? ¿Acaso no podrán elegir de esta forma y asi aprenderán a respetar a un bando y al otro?. Lo único que se trata es de eliminar esa tendencia de la iglesia a querer pescar niños para sus filas y fomentar el respeto para un laicismo que aún hoy en día es un reflejo débil de lo que debería ser.

    yo estoy dispuesto a ayudar en este aspecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: