ASAMBLEA EXTREMADURA LAICA

ASAMBLEA EXTREMADURA LAICA

Querid@s amig@s, soci@s y simpatizantes de Extremadura Laica-Europa Laica, la lucha continúa y hay que hacerla unid@s, por lo que se convoca Asamblea de la Asociación para hacer inventario de nuestros logros, análisis, y objetivos.
Os animo a acudir mañana lunes 13 de diciembre de 2010 a la reunión que tendrá lugar en Cáceres, a las 19.30. en el edificio valhondo (antigua facultad de filosofía) con el siguiente orden del día:
– Informes de gestión
– Situación actual del laicismo. últimos acontecimientos
– El futuro interno de la Asociación: Actividades a realizar
– Propuestas y varios.

Dentro del resumen del año tenemos que destacar :
– Acuerdo con Europa Laica
– Asistencia a la concentración Laicista del 23 de noviembre de Madrid
– Nota de prensa sobre la retirada de símbolos religiosos y repercusión mediática.
– Critica a los criterios selectivos para integrar el Consejo de Cultura de Cáceres, y petición de Cáceres Laica para formar parte del mismo
– Petición a las Instituciones Extremeñas (Junta, Diputaciones, y ayuntamientos) de retirada de símbolos en sus locales institucionales.

NO FALTEIS. SOMOS MUCH@S SI NOS UNIMOS
OS ESPERO

ANTE LAS TERGIVERSACIONES DE ALGÚN MEDIO

CÁCERES LAICA HA PUBLICADO LA SIGUIENTE NOTA DE PRENSA:
El progreso de los pueblos marcha de la mano del respeto a los derechos universales. Esta es la primera de las conclusiones elaboradas en el transcurso del primer encuentro laicista extremeño que ha tenido lugar el pasado fin de semana en Cáceres.

Laicismo no es sinónimo de ateismo. El laicismo no ataca las creencias religiosas, es más, respeta y defiende profundamente el derecho individual a las propias creencias, sean o no de tipo religioso.

En este encuentro intercultural en el que han intercambiado opiniones distintas asociaciones y muchos ciudadanos a titulo particular, han dialogado cristianos, musulmanes, ateos, judíos, agnósticos, apolíticos, republicanos convencidos, ect. . . se defiende el derecho individual a la libertad de conciencia garantizado por la Carta Universal de los derechos humanos, y que aun no ha sido desarrollado por las legislaciones locales de algunos países que lo han suscrito, entre ellos España.

Desde el profundo respeto a las creencias individuales las asociaciones que han participado en el Encuentro aclaran que el laicismo no es incompatible con las creencias religiosas, ni pretende atacar a las iglesias, ni defiende o postula, en ningún momento el ateismo. De tal manera que en el encuentro han intervenido creyentes, agnósticos y ateos, todos defensores de la separación del Estado y las iglesias,  las instituciones y las creencias religiosas, que son de índole individual y nunca deben se impuestas, siendo los poderes públicos los que han de garantizar que este derecho sea efectivo.

El hilo argumentas del encuentro ha versado sobre los derechos civiles, y se ha analizado la intromisión religiosa en la consecución de estos derechos, algunos de los cuales aun no han podido desarrollarse legalmente, por la oposición ejercida por las confesiones religiosas, como es el de las mujeres a decidir responsablemente su propia maternidad, o el de todas las personas sobre su vida, y su muerte, es decir, el aborto y la eutanasia, derechos que nadie está obligado a ejercer, pero que deberían estar garantizados para quien quiera hacer uso de los mismos.

Dicho en términos coloquiales, que cada uno crea en lo que quiera pero que nadie nos quiera imponer sus creencias, es la única fórmula posible para una convivencia plural, y los poderes públicos están obligados a garantizar este principio.

Mila Carrero
Presidenta de Cáceres Laica

 

Declaración sobre la presencia institucional en procesiones

Desde el más profundo respeto a la libertad de conciencia, derecho individual reconocido en el artículo 18 de la Carta Universal de los Derechos Humanos, y en nombre de este principio CÁCERES LAICA protesta por la presencia institucional en las procesiones de semana santa, considerando que cualquiera puede asistir a ellas a título individual pero nunca en representación de todas y todos los ciudadanos, muchos creyentes de otros credos religiosos, y otros tantos no creyentes. Por tanto Carmen heras puede ser devota del cristo que quiera y adorar a los dioses que estime conveniente tanto en privado como en público pero nunca como alcaldesa, y así sucesivamente el resto de los representantes de las instituciones.

Y basándonos en artículo 14 de la constitución que garantiza la igualdad de todos los Españoles sin diferencia por razones, entre otras, religiosas, consideramos que el poder civil debe permanecer neutral en materia religiosa.

Por eso mismo entendemos que el respeto a las tradiciones nunca debe servir de pretexto para atentar contra las leyes o vulnerar derechos individuales.

Mila Carrero

Presidenta de Cáceres Laica

http://www.ojoavizor.es/index.php?option=com_content&view=article&id=315:declaracion-sobre-la-presencia-institucional-en-procesiones&catid=40:laicismo&Itemid=80

http://www.extremaduraprogresista.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1560:caceres-laica-critica-a-carmen-heras-por-asistir-a-las-manifestaciones-como-alcaldesa-rozando-el-limite-del-articulo-14-de-la-constitucion&catid=39:hojas-parroquiales&Itemid=58

http://www.hoy.es/20090412/caceres/critican-heras-salir-procesion-20090412.html

http://www.extremaduraaldia.com/caceres/index.php

EL JUEZ ORDENA LA RETIRADA DE LOS CRUCIFIJOS DEL COLEGIO MACÍAS PICAVEA

EN EL FALLO INDICA QUE SU PRESENCIA VULNERA DERECHOS FUNDAMENTALES RECONOCIDOS EN LA CONSTITUCIÓN

El Juzgado de lo Contencioso-administrativo nº 2 de Valladolid ha dictado una sentencia en la que obliga al Colegio Público Macías Picavea de Valladolid a retirar los símbolos religiosos de las aulas y espacios comunes del centro, por entender que vulnera los derechos fundamentales reconocidos en los artículos 14 y 16.1 de la Constitución (igualdad y libertad de conciencia).

sentencia

fiscal

La sentencia cita la reiterada jurisprudencia del Tribunal Constitucional, en la que se recuerda que “el Estado se prohíbe a sí mismo cualquier concurrencia, junto a los ciudadanos, en calidad de sujeto de actos o de actitudes de signo religioso”, y se alude a “la laicidad y neutralidad del Estado”.

Por ello la sentencia indica que “el Estado no puede adherirse ni prestar su respaldo a ningún credo religioso ya que no debe existir confusión alguna entre los fines religiosos y los fines estatales. Nadie puede sentir que, por motivos religiosos, el Estado le es más o menos próximo que a sus conciudadanos”.

También indica la sentencia que “si bien la Constitución establece que los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguiente relaciones con la Iglesia Católica y las demás confesiones (…), para lo que adoptarán las medidas necesarias para facilitar la asistencia religiosa en determinados establecimientos públicos (…), pero no menciona para los centros docentes públicos otro tipo de medidas o actuaciones” (en referencia al tema debatido de la presencia de símbolos religiosos).

Por el contrario, como indica la sentencia, “en un centro público docente se imparte enseñanza a menores; estos se encuentran en plena fase de formación de su personalidad (…). La presencia de estos símbolos en las zonas comunes del centro educativo público puede provocar en esos menores el sentimiento de que el Estado está más cercano a la confesión con la que guardan relación los símbolos presentes en el centro público  que a otras confesiones respecto de las que no está presente ningún símbolo en el centro público, con lo que el efecto que se produce, o puede producirse, con la presencia de los símbolos religiosos es la aproximación a la confesión religiosa representada en el centro por considerar que es más próxima al Estado y una forma de estar más próximo a éste”.

Al hilo de esta argumentación, la sentencia incide en que “especialmente sensible al tema de la libertad religiosa es la educación, pues en la fase de formación de la personalidad de los jóvenes la enseñanza influye decisivamente en su futuro comportamiento respecto de creencias e inclinaciones, condicionando sus conductas dentro de una sociedad que aspira a la tolerancia de otras opiniones e ideales que no coincidan con los propios”.

Al respecto cita la sentencia la Convención de Derechos del Niño de Noviembre de 1989, ratificada por el Estado español, y la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor, de Enero de 1996, que indican que los niños son titulares plenos de sus derechos fundamentales, entre los que se encuentra la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.

Por todo ello la sentencia deja sin efecto el acuerdo del Consejo Escolar del Colegio Macías Picavea por el que se negaba a retirar los símbolos religiosos, obligándole a retirarlos.

La Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid (ACEL) se felicita por este fallo judicial, al tiempo que lamenta que hayan tenido que transcurrir más de tres años desde que la retirada de los símbolos fuese solicitada, por el empecinamiento mostrado por el Consejo Escolar del colegio Macías Picavea por un lado, y por la Consejería de Educación por otro, que con su contumaz negativa ha contribuido a que se prolongara una situación que como esta sentencia refleja, supone una violación de derechos fundamentales de las personas

CIUDADANO ROUCO Y DEMOCRACIA

            El ciudadano Rouco Varela, para quien la democracia y sus usos no representa ningún papel en su vida profesional ni personal, acaba de descubrir la necesidad de la democracia: propone un referéndum para “conocer mejor la realidad profunda de la conciencia…de los españoles”, en relación con la legalización del matrimonio homosexual.

            El Parlamento español, expresando el pluralismo que refleja la voluntad popular a través de los partidos políticos, ha elaborado una ley justa: trata con igualdad civil a un colectivo minoritario, le concede derechos civiles de los que no gozaban hasta ahora y no le impone ninguna  obligación a nadie. Eso es justo.

            Pero la legitimidad y justicia democrática de esta ley es puesta en tela de juicio por monseñor Rouco, porque no se ajusta a su particular (y por tanto, privada) concepción moral, ignorando que las decisiones públicas (y una ley lo es) no puede derivar de fuentes de revelación o disposiciones de índole privada y arbitraria.

            Estamos convencidos de que existen muchas personas cuya identidad religiosa no es, en sí misma, ni buena ni mala para el sistema democrático. Simplemente, participan en el sistema democrático y lo aceptan. Sin embargo, creemos que personas como el ciudadano Rouco representan un auténtico peligro para la democracia, puesto que careciendo de cualquier representatividad política buscan anular una ley elaborada por el Parlamento, tratando de interferir en las leyes y políticas públicas.

            Monseñor sabe que su Iglesia no es una institución deliberativa sino de mando y obediencia férrea, que no duda de sus dogmas, ritos o teología. No está diseñada para dialogar ni debatir, sino para imponer jerárquicamente una doctrina. Como corresponde a una monarquía absoluta, teocrática y medieval.

            No obstante, el ciudadano Rouco tiene una ocasión excepcional de demostrar que este furor democrático que le acaba de asaltar (petición de referéndum) es una “conversión” genuina y sincera. Se me ocurre que podría proponer a la sociedad española varias consultas: 1) Someter los Acuerdos con el Vaticano a votación popular; 2) Igualmente con la financiación de la Iglesia católica;3) Derogación de la Ley de Libertad Religiosa; 4) El adoctrinamiento religioso fuera de las escuelas financiadas con fondos públicos. Desde aquí, cuente con nuestro apoyo de antemano. Ánimo, ciudadano Rouco, atrévase.

            Si no se atreviese a tanto, le propongo que dé una satisfacción en su propia Casa, y convoque varios referéndums:

            – Para suscribir todos los tratados internacionales en los que se recogen los derechos humanos, que representa la Declaración de 1948.

            – Por la igualdad efectiva y real de hombres y mujeres.

            – Por la libertad de pensamiento y de expresión.

            – Por las garantías jurisdiccionales en los juicios por violación de sus propias leyes

            – Por que todos sus miembros puedan participar en la designación de cargos públicos.

            Todas estas consultas actuarían sobre situaciones lacerantes e injustas. Mientras no se atreva a convocarlas, el monseñor/ciudadano Rouco no tiene ninguna legitimidad moral ni política para darnos lecciones  de democracia a los ciudadanos. Y mucho menos para desestabilizar nuestras instituciones democráticas.

Rivas Vaciamadrid, 13 de noviembre de 2008

 

M. Enrique Ruiz del Rosal

Asociación Laica de Rivas Vaciamadrid

             

Cáceres laica insiste en retirar el crucifijo del salón de plenos

Ayer presentó una moción para que los grupos políticos lleven la iniciativa a pleno.Solo Izquierda Unida acepta, por el momento, presentar esta propuesta.

 

Leer más:

 

http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/noticia.asp?pkid=393654

 

 

 

La asociación ‘Cáceres Laica’ insiste en la retirada del crucifijo del Salón de Plenos

Leer más :